Bienvenidos a un nuevo año y a un nuevo rumbo institucional

Versión para impresiónSend by emailVersión en PDF


Bienvenidos a un nuevo año y a un nuevo rumbo institucional
 

 
Un saludo con mucho afecto, deseos de abundancia en salud, prosperidad y éxitos para todo el personal directivo, administrativo y de servicios, que hace posible el desarrollo de nuestra labor académica, la principal razón de ser de esta Institución de Educación Superior.
 
En la Universidad, todas las labores deben apuntar hacia la academia, es decir, al beneficio de la docencia, la investigación y la extensión y proyección social, además del bienestar universitario en su conjunto. La administración y los servicios existen solo por y para que se desarrolle la academia, desde el Consejo Superior, el Rector, los Decanos y los Coordinadores, hasta el último de los servidores. Todos somos importantes en estos cometidos; cada colaborador desde su lugar de trabajo ejerciendo cabalmente sus funciones y actividades, sin que falle ninguno, para lograr la calidad.
 
Se han cumplido tres meses desde mi posesión y el equipo de dirección ha permanecido sin cambios, en parte para no causar traumatismos en los procesos, pero también porque he preferido creer en ellos. Las palabras servidor o colaborador son la clave de esta administración, en la que las acciones y actividades con calidad serán primordiales para todos. Aquellos que cumplan sus funciones con calidad y sentido de pertenencia, podrán garantizar su estabilidad laboral y su participación en la consolidación de este proyecto universitario.
 
Todos vamos a emprender un nuevo orden en la cultura administrativa que privilegie el buen servicio para los docentes, los estudiantes, los graduados, los padres de familia, etc. Es una política sana para el trabajo proactivo y solidario la que les estoy anunciando en beneficio de la academia, única realidad que le ha permitido a la universidad su existencia a lo largo de estos 80 años de vida. Sin ella, no contaría esta historia en la que soy el egresado No. 7 en llegar a la rectoría.
 
En este nuevo orden, considero varios aspectos fundamentales para calificar la gestión administrativa: 1) Buen servicio a la comunidad universitaria. 2) Compromiso institucional y resultados positivos y dinámicos de los servidores. 3) Acogida en los usuarios por su capacidad de servicio. 4) Los cuatro ejes estratégicos del plan rectoral: Gobernabilidad, Impacto, Sostenibilidad y ParticipAcción. 5) Acercamiento a principios como la justicia, la equidad, la sensatez, la coherencia, el equilibrio, la prudencia, la tolerancia y la armonía. Cada colaborador de esta administración debe encarnar todos estos aspectos, estaremos muy atentos a ello.
 
La Universidad del Atlántico nos necesita para bien, pero debemos ser autocríticos. Actualmente, hace falta mayor celeridad en los procesos administrativos; repensar nuestro modelo organizacional es un imperativo, solo así, con el hábito de la autoevaluación honesta de base, tendremos una universidad diligente, eficaz y eficiente para el logro de la calidad y la excelencia.
 
Sean bienvenidos al nuevo rumbo de Universidad del Atlántico. Entre todos, sí podemos.
 
 
Danilo Rafael Hernández Rodríguez
Rector
 
 
 
 
 
 
 
 

   

Síguenos en nuestras redes sociales 

 

 

 

 
Su voto: Ninguna Promedio: 3.4 (5 votos)